sábado, septiembre 17, 2005

Hoy no

Hoy no pienso excusarme por tener el blog abandonado ni por no poder visitar los blogs de otros queridos amigos. Tampoco voy hoy a contar lo bien que me lo pasé en la entrevista con Najwa Nimri con motivo de El Método (cinta recomendable), ni voy a contar que la semana que viene en mi empresa se lanza un nuevo periódico que me toca gestionar en su parte informativa, ni pienso hablar de otro proyecto importante que por fin va saliendo adelante, ni de otras publicaciones en las que me he visto involucrado con todo el cariño. Por supuesto de la entrevista en el Palace con la genial, divertida, afable, simpática Rosa Montero tampoco comentaré ni una palabra.

Hoy no hablaré de otros proyectos que me restan mucho tiempo para lo que más quiero, ni de Elektro, que es un gran artistazo que seguirá dando mucho que hablar, ni diré esta boca es mía de que me hecho ultramegafan de P. Glamour, ni del fantástico cortometraje que León estrenó en primicia mundial el pasado sábado en casa, ni de lo bien que lo pasamos una vez más en la fiesta El Extraño Vinilo, ni diré nada de nada sobre lo grande que es Roberta Marrero y esa entrevista que se ha marcado en Vivaelpop. Ni tampoco aclararé si fundaremos conjuntamente un club de fans de Tom Selleck o de alguno de esos chulazos que tanto nos ponen (muy a favor del prota de Perdidos, cari).

Hoy sólo voy a hablar del pedazo de conciertazo que anoche se marcó Fangoria (Alaska para el Ayuntamiento) en Parla. Como siempre, ir a un concierto de Fangoria es ver a la misma gente de siempre con la que compartes algo más que un grupo musical, quizá una forma de entender la vida. Y como siempre, los fans de Fangoria son los más guapos, los más simpáticos y divertidos, a pesar de alguna que otra gritona local.

Las nuevas bases de Juan Suiero y Moli son sencillamente magistrales (como todo lo que tocan estos chicos de Spam). Debería Fangoria plantearse su publoicación en un disco especial porque sería un excepcional material para coleccionistas y algún que otro DJ.

La iluminación era muy buena, Alaska calló a algunas lobas empeñadas en decir a esta alturas que canta mal. Andy y Topacio Fresh son geniales sobre el escenario, verdaderas gogós en un concierto en el que muchos temas iban troceados y encadenados. Cantaron muchas canciones de los Vulcano y de aquel mítico Salto Mortal, algo que los fans de verdad agradecemos porque son temas a reivindicar, sobre todo entre muchos fans, algunos de los cuales siguen pensando por error que el primer disco Fangoria fue esa obra de arte para la posterioridad llamada Una temporada en el infierno.

Entre el público gente despistada (poca), mucho fan madrileño y de Parla, sentimentales y nostálgicos quien sabe si confudidos por el Ayuntamiento que vibraron escuchando esos temazos y mucha diversión. Ir a un concierto de Fangoria es un verdadero acontecimiento.

Estuve todo el rato con Elektro, que debió pensar que soy muy pesado o muy simple porque no paraba de decirle: "Es lo más". Menos mal que es amigo...

Always Candy, Zapp, la gran Feestbest, Trescuartos, P. Glamour, la divina Liza Alfayet, Angie... allí estábamos los mismos de siempre.

Grandes momentos: La puesta en escena de Hoy aquí, mañana vete (Ramones) con Alaska subida en un pedestal giratorio y haciendo poses divinas y minimalistas. La dedicatoria a los viejos fans cantando En mi prisión. Manolo Crespo y su cámara, la más rápida en el lejano sur madrileño. Jesús Horror, definitivamente uno de mis sex symbols. Nacho Canut al bajo es definitivo. La versión de Hidrogenesse.

Acabamos el concierto saludando a gente diversa, y haciendo tunning-botellón en una calle parleña mientras en el coche no paraba de radiarse McNamara, genio universal donde los haya. Llegamos a Madrid tronchados de la risa con el ingenio, la elocuciencia de nuestro hermano pequeño P. Glamour: qué genial echar la vista atrás y ver que a su edad yo era igual de tremendo. Ojalá que nunca cambie y siga siendo tan divertido y portando esa lunchera mágica de la que tan pronto sale una camisa que se pone para dimisular cuando sale de su casa o una libreta para apuntar todo lo que se le ocurre, que es mucho.

Y luego a la inauguración de Coyote, un local gestionado por los conocidísimos Lozano. Diversión, mucha zona VIP, gogós de escándalo, niñatos universitarios pelín despistados y charla amena y distendida con Óscar Lozano (sí, el ex de la Esteban). Un tipo muy divertido en las distancias cortas y responsable de una decena de locales de la noche en toda España.

Hay que ver como es Madrid. Por eso es un sitio fantástico para vivir, si las obras te dejan, claro.

1 Comments:

At 9:01 a. m., Anonymous Anónimo said...

Cool blog, interesting information... Keep it UP » »

 

Publicar un comentario

<< Home