viernes, septiembre 02, 2005

El mundo está loco, loco, loco

Alguna vez me he preguntado quién tendría valor de ver una película tan bodrio como Sr. y Sra. Smith, Gigoló Europeo, El sonido del trueno, La Isla, Dos chalados y muchas curvas o la película sobre el Real Madrid. Estoy hablando de películas recientemente estrenadas en nuestra cartelera.

Sr. y Sra. Smith: Tres tres semanas, arrasa en taquilla. Lleva recaudados más de ocho millones de euros!

El sonido del trueno: Espantoso thriller de acción de batallitas a la americana. En sólo una semana, ha recaudado más de un millón de euros.

Gigoló Europeo: Horrorosa comedia de guión infumable. En una semana: casi 700.000 euros.

Dos chalados y muchas curvas: Una cinta que ya en el título te anuncia que es lo peor. En una semana: 249.000 euros.

La Isla: Su trailer ya te quita las ganas de ir a verla porque te lo cuentan todo. Es más previsible que un chiste de Arévalo sobre mariquitas. Lleva recaudados más de 6,5 millones de euros.

La crítica ha/hemos dicho: "No hay la menor calidad en este subproducto", "Ni el glamour de Hollywood da consistencia a la película", "Un ejercicio de autobombo sin sombra de rubor", "Choque de coches, erotismo vergonzante e idiotez general", "Todos los tópicos del género se transitan fatigosamente y las maquetas dan sensación de pobreza", "Ridículo atroz para una cinta sin argumento"...

Y la gente sigue llenando los cines y diciéndole a la industria que eso es lo que quiere tragarse. ¿Qué le pasa a esta gente por la cabeza?

Cada día entiendo más a ese gran conocedor del cine oscuro, cruel y rebelde, Clint Eastwood: "No dejaré que siete millones de palomiteros decidan que cine tengo que hacer". Y por eso nos regala fotogramas para la memoria y el recuerdo como los contenidos en Mystic River o Million Dollar Baby. Y por eso su multipremiada película sobre la boxeadora en busca de su sueño tuvo que rodarla de forma independiente porque el proyecto fue rechazado por la Warner, la empresa en la que ha invertido más de treinta años y es consejero y accionista y que ahora debe estar tirándose de los pelos ante el éxito.

Y si encima el cine español respondiera con calidad a tanto insulto en forma de guión, podríamos auspiciar un atisbo de esperanza. Pero no, aquí las cosas van de mal en peor.

Por si os apetece huir de estas chaladuras y disfrutar del cine de verdad, os dejo cinco recomendaciones de cartelera:

1. Charlie y la fábrica de chocolate.
2. Sin City
3. Nadie Sabe
4. Princesas
5. Ebrio de mujeres y pintura
6. Quince días contigo (la mejor película española del año).

Sobre Princesas, debo comentaros que me ha gustado bastante aunque tiene algunos pequeños matices en el guión que me repelen. Fernando León de Aranoa, al que entrevisté la semana pasada, es un creador de personajes que sabe plasmar con indudable maestría en un entorno social del que intentan evadirse mediante la ensoñación. Una buena película que por poco no se convierte en un nuevo peliculón a la altura de Los lunes al sol, su anterior y memorable trabajo.