martes, julio 26, 2005

"¿Qué tiene confetti?"

Nuevamente el fin de semana ha dejado numerosas secuelas en mi persona. La primera, y mejor de todas, es compartir todas las noches con gente muy diversa y variopinta que me aportan cosas, y en muchos casos me demuestran su cariño. Algo que no está mal si tenemos en cuenta mi estado de señor Rodríguez, que por cierto ayer concluyó al fin. El lujo de poder rodearse de tanta gente que te cae bien y a la que respetas y admiras por diferentes motivos es algo que me encanta.

El sábado salimos Nacho, María y un servidor a comprar el regalo de cumpleaños de Elektro. Estuvimos dudando mucho y fuimos todo el camino pensando en qué podíamos regalarle. Nuestra semana fue tan intensa que no encontramos hueco hasta casi última hora. Somos lo peor.

Con una resaca un tanto notable por la escapada del viernes como jurado del concurso de rock de Gruta 77 más sesión Klübb! con Binomio a los platos, nos plantamos en una tienda de ropa de clara tendencia gótica situada muy cerca de mi anterior casa.

Es la clásica tienda en la que siempre que he entrado, pensaba en que si tuviera una visa oro, compraría la mitad de sus artículos, porque son todos divinos pero no excesivamente caros. Al final me decanté por una camiseta preciosa aerografiada con una telaraña y unas arañitas (algo que no deja de tener su gracia para un aracnofóbico).

Estuvimos una hora de reloj hablando con el dueño de prendas, cueros, sadismos varios y clientes exhibicionistas que no dudan en probarse los corpiños y salirse a la calle para que el resto de los transeúntes disfruten de sus estilismos.

Queríamos comprar confetti y serpentinas para llevarnos al Coppelia y petardear un poco. Como era muy tarde ya y no se nos ocurría ningún sitio donde lo vendieran, nos plantamos en El Corte Inglés, que allí hay de todo. Hasta sección fiestas y jolgorio, pensaba yo.

Le preguntamos a un dependiente que con cara de "¿estarán de broma?", nos dijo con mucha educación que allí confetti no había ni de coña. Después preguntamos en atención al cliente y la chica creo que se partía de risa. A la salida, nos miramos Nacho y yo y dijimos a la vez: "Ya nos vale". Fue entonces cuando nos dimos cuenta de la absurda situación que acabábamos de protagonizar.

Avergonzados (pero preguntando antes en un chino, que no decaiga la moral) nos fuimos a casa a cambiarnos.

El cumpleaños en Coppelia fue muy divertido. Estaban casi todos. Antes pasamos por espiral pop para escuchar a Lunático, una futura estrella del pop de este país. En el Coppelia! hubo tiempo para divertirse, cotorrear, bailar... y sí, alguien había pensado en el confetti.

3 Comments:

At 1:41 p. m., Anonymous Anónimo said...

Good design!
[url=http://ipukblpi.com/uqcv/ansh.html]My homepage[/url] | [url=http://pviuovfx.com/sura/dxws.html]Cool site[/url]

 
At 1:41 p. m., Anonymous Anónimo said...

Good design!
My homepage | Please visit

 
At 1:42 p. m., Anonymous Anónimo said...

Thank you!
http://ipukblpi.com/uqcv/ansh.html | http://taeipwjx.com/zwwt/lpoz.html

 

Publicar un comentario

<< Home