viernes, junio 17, 2005

Libertad de expresión...cuando interesa

Hay que ver lo que molesta la libertad de expresión cuando son otros quienes la utilizan. Estos días estamos siendo sometidos a decenas de declaraciones de obispos, peperos y ultraconservadores de todo tipo en referencia a esa pantomima en favor de su concepto de la vida que escenificarán mañana por las calles madrileñas.

Durante estos días, me he mostrado a favor de que estas personas salgan a la calle a manifestar su postura, si bien se da la paradoja de que, por primera vez en este país, cientos de personas saldrán a las calles para pedir que se restrinjan derechos. ¡Qúé lejos quedan los tiempos en que la gente se manifestaba para pedir derechos! Ahora, al revés, a que nos los quiten.

El argumento que he utilizado siempre es la libertad de expresión que existe en este país. Hasta los que permiten que en sus filas haya pederastas y hacen lo que sea por ocultarlo, pueden hacer uso de esa libertad para quejarse tras una pancarta de aquello que quieran. Es una lástima que no aprovechen también para pedir a Ratzinger que ceda parte de ese patrimonio lujoso vaticanal en favor de los desfavorecidos del mundo o que aboguen por facilitar preservativos en África para evitar el contagio del SIDA. ¡Será en otra ocasión!

Pero lo que es intolerable es que esos personajes que mañana harán uso de su libertad de expresión para pedir lo que consideran justo, protesten cuando otros defienden la postura contraria. Y es que la libertad de expresión parece que jode mucho cuando son otros quienes hacen uso de ella.

Me refiero en este caso a esos colectivos que tanto ruido montan cuando interesa. El pasado miércoles, en el episodio de Aquí no hay quien viva, Mauri y Fernando deciden adoptar un niño. Entre ellos comentan que hasta que el Gobierno apruebe una ley que les permita adoptar deberá hacerlo uno de ellos por su cuenta y más adelante el otro.

Cuando acuden a la oficina de adopciones y tras mentir inicialmente sobre su condición sexual, reciben la buena noticia de que se les va a conceder un niño al día siguiente gracias al favor que les hace el funcionario, que también es gay y que bromea con ellos sobre las manifestaciones que se van a celebrar en los próximos días a propósito. "Iréis a la manifestación que han convocado los gays frente a los curas? Ya vereis que emocionante...".

Pues bien, ll Foro del Espectador cree que MAuri y Fernando "emitieron mensajes subliminales sobre la adopción de niños por parte de parejas homosexuales, favoreciendo al colectivo gay" y considera que "el niño tiene derecho a un padre y a una madre, para que el desarrollo sea armónico", dice el Foro, que denuncia la "falta de espíritu democrático" de la serie.

Por su parte, la plataforma HatezOir.org ha anunciado que promoverá a través de su web un boicot contra los anunciantes de la serie después de que el episodio de fuese, según su criterio, "utilizado por el lobby gay para posicionarse contra las familias al hacer un llamamiento a acudir a la manifestación ilegal convocada por sectores minoritarios del homosexualismo". Además, ha pedido a Antena 3 que se retracte públicamente y conceda un espacio en 'prime time' a los organizadores de la manifestación a favor de la familia para defender sus posturas.

Lo dicho, nosotros tenemos que aguantar a los obispos arengando contra nosotros, pero nuestra postura no puede ser escuchada por nadie. Son unos hipócritas.

Por cierto, este sábado 18 de junio, mi prima La Apostólica DJ pinchará en honor de estos personalidades en Coppelia junto a Elektro Dj y la actuación de La Prohibida en la nueva fiesta El Extraño Vinilo. Si queréis asistir y brindar por Mauri y Fernando, ya sabéis. Mail a: info@elvinilo.com

¡Y que tiemblen el Cielo y la Tierra!