viernes, junio 03, 2005

¿Hola?

Sí, efectivamente llevo mucho tiempo sin pasar por aquí. Lo asumo. Y sí, efectivamente la excusa ha sido el intenso trabajo de estas semanas (con cambios en las publicaciones y crecimiento de cabeceras) unido al trajín que mi prima La Apostólica se trae, que me lleva todo el día de un lado para otro porque se ha empeñado en conocer hasta el más sórdido rincón de Madrid. Y claro, ¡como en esta bendita ciudad hay pocos!

Mi irrefrenable lengua me apunta que tiene muchas cosas que contar. Así que iré por partes. En breves instantes me marcharé con mi novio a la playa. El cuerpo me pide urgentemente algo de descanso y móvil apagado. Gracias a esta fugaz escapada, me he librado además de ver in situ este domingo como Shakira apoya a Madrid 2012 previo paso por caja, claro. Que gratis, gratis, lo que se dice gratis, ya nadie hace nada.

-Batman Begins: La presentación fue en el Parque Temático de la Warner. Estaba presente el nuevo batmóvil, un enorme armatoste a medio camino entre Corvette y Hammer que haría las delicias de todo bue aficionado al tunning. Y junto al batmóvil, un Batman de cartón piedra, que ya ni para pagar a un extra que haga las veces de héroe llega el presupuesto. Y como pasa últimamente en estos casos, medidas extremas de seguridad para poder entrar al "pase de prensa". ¿Acaso la prensa es una delincuente? Es una profesión mal pagada, pero tampoco me voy a poner a filmar vídeos para venderlos en la Gran Vía. Vamos, digo yo. Aunque lo peor está por llegar. Ya os contaré cuando suceda.

La película es un poco tostón. Su principal error es ignorar que se han hecho ya cuatro películas antes y querer contarnos los inicios de Batman sin tener presente que en las otras pelis ya se nos aportaban pistas e inventando personajes que se supone que tienen relación posterior con Batman y luego en las demás no aparecen por ningún lado. Lo más fácil hubiera sido matarles y quitarse el problema de encima. La cinta ralla lo absurdo cuando intenta enlazar esta precuela con la primera parte (la de Joker, la mejor para mí) mediante una carta con el joker que un delincuente deja abandonada junto con sus víctimas. ¡Pero si es que hasta es incongruente! Si os acordáis, en la primera parte el Joker es el asesino de sus padres. Bueno, pues aquí resulta que muere tras el juicio. Si vais a verla sin tener en cuenta que se han hecho más pelis de Batman, resulta muy divertida, con tensión y entretenida, pero como te dé por darle vueltas como me ha pasado a mí, a la hora estás deseando que se acabe (y aún no sabes que te queda otra hora y cuarto de sufrimiento).

-Fugitivos: Es una cinta francesa ambientada en la huída de miles de parisinos de la ciudad ocupada por los nazis. Emmanuelle Bèart es sin duda una de las actrices más turbadoras del cine francés. Su presencia en pantalla es tan eficaz que te mantiene atado a la butaca del cine hasta el final aunque la peli sea el mayor tostón que hayas visto en tu vida. Afortunadamente, en este caso la peli encima está muy bien. Esta dama se encuentra en plena huida junto a sus hijos con un misterioso joven de 17 años (el chico de Largo domingo de noviazgo) y juntos se refugian en una casa abandonada que se convierte en el último paraíso en medio del infierno para iniciar una edípica relación sentimental. Muy recomendable. No os desvelo más.

-Madrid se ha convertido en el mejor circuito de prueba para los futuros corredores de rallie. Y no lo digo por la velocidad, precisamente. Tantas obras, tanto desvío, tanta peralte cambiado, tanta curva que serpentea por la M-30... amenazan con aportar a España al menos diez Fernando Alonso madrileños. A veces echo de menos a un copiloto que como Luis Moya a Carlos Sáinz me indique: "Iván, curva derecha, curva izquierda, derrapa y a rrrrrrrrrraaaaasss!

Circular estos días por Madrid es imposible. Se tarda el doble de tiempo. Eso sí, estamos todos preparados para Madrid 2012. Para ser los más modernos del mundo. ¡Y una mierda!