lunes, marzo 07, 2005

Las edades del hombre

Ajetreado fin de semana el que acaba de terminar. Como no acabe pronto la segunda movida madrileña, ella acabará conmigo.

Ayer En Plan Benéfico. A beneficio de La Prohibida, una de las agitadoras nocturnas más indispensables de esta ciudad. Había que estar ahí. El beneficio no era para ella directamente, sino para que pueda rodar el videoclip del primer single de su disco, Flash, que saldrá a la venta el mes que viene.

Para no variar, muchas caras conocidas dentro y fuera del escenario. Aviador Deluxe impulsó ayer el spanish punk con su actuación, acompañado de Lunático, que en solitario demostró por qué es una firme promesa del pop y estrenó además su tema "Bonitos tacones, a ver si te los pones". El show de varietés travestis se cerró con Vivian Caoba (siempre espectacular) y La Rata de Antequera. Y como no, Elektro, cuyo disco estará en la calle el próximo 15 de marzo. Os lo recomiendo fervientemente. ¿Aún no habéis escuchado Sesión de Vampiros? Imperdonable. Entrar en la web de El Extraño Vinilo, que para algo la tengo linkada.

El resto del fin de semana lo hemos pasado entre cumpleaños de amigos y la visita de Jordi desde Catalunya, que nos ha traído su fresca sonrisa a la noche madrileña. El viernes gran sesión cuasi-bakala de Roberta Marrero en Rubble. Si llega a acelerar un poco más los platos, acabamos cogiendo el coche y reviviendo en Valencia la ruta del bakalao, porque aquella sesión de techno fue de brincar y no parar.

He aprovechado para terminar unos trabajillos pendientes y sumergirme en la lectura. Impactado me he quedado al leer un reportaje en El Semanal sobre octogenarios y su buena calidad de vida. Sacaban a varios de ellos como ejemplo de que a los 80 años se puede estar divino. Entre ellos, el actor Manuel Aleixandre, la viuda de Paco Rabal, María Asunción Balaguer, Francisco Nieva, el escritor José Luis Sampedro y... Manuel Fraga, quien a la pregunta de si tiene sexo a los ochenta responde: "Obviamente, como un grato recuerdo. Queda la poesía. No tengo vocación de ‘viejo verde’". Claro que si tenemos en cuenta que nunca se pone "ni pondrá condón" (Fraga dixit) y que ha tenido cinco hijos... una de dos... o esos recuerdos incluyen muchas pajillas, marchas atrás y demasiados versos o sólo ha echado cinco polvazos en su vida. Pobre.

Lo más impactante del reportaje, de todas formas, son las nueve edades en las que se divide al ser humano. Según este reportaje, a mis 25 años estoy en la sexta de nueve. Es decir, más cerca del final que del principio, lo cual me desató la angustia existencialista. Y según los especialistas esta etapa se define de la siguiente manera:

FASE 6. De 19 a 40 años
Crisis: intimidad o aislamiento.
Elección: al margen del éxito laboral, el joven no se desarrollará si no es capaz de intimidad. Si supera la crisis de identidad, tendrá relaciones duraderas. Si no, tendrá miedo y se aislará.

O sea que, o intimamos ahora y definimos qué coño queremos hacer con nuestra vida, o las dos etapas restantes nos irán muy pero que muy mal. Tanto que acabaremos como ermitaños. Y eso no puede ser. ¡A intimar ya!


Y ahora el disco del día. Cycle. "Weak on the rocks". Es un verdadero discazo lo miremos por donde lo miremos. Son doce temas y un bonus track que algunos han definido como una vuelta a la primera electrónica ochentera, aunque a mí me parece que de ochentero no tienen mucho. Más bien creo que su sonido es de lo más actual. Me encantan sus distorsiones y en general su aire techno y rockero. Los efectos sonoros son capaces de crear una atmósfera cercana a los mejor Depeche Mode de los noventa y a veces incluso recuerdan a Siouxie. Su producción es de lo mejor que he escuchado últimamente. En especial, destacaría Apple tree, Perfect pervert, Mechanical (muy pero que muy pinchable en una sesión) y la versión del More de Sisters of Mercy, uno de los temas que marcó a mi generación cuando éramos adolescentes (tampoco hace tanto, ¿eh?). Se publica mañana.