viernes, octubre 08, 2004

Depeche No Silence

Mucho trabajo he tenido estos días. Sigo sólo para coordinar toda la información local, cine, música y libros de todo Madrid. El caos es alucinante. Una montaña de papeles con la etiqueta "Pendiente" más grande que el Himalaya me sepulta en estos momentos. Estos días no he parado de trabajar. Sigo buscando los muebles para mi nueva casa y además sigo echando un cable en todo lo que puedo a mi querido Elektro y su ilusionante vinilo. Ojalá que todo vaya muy bien y salga mejor aún de lo previsto. Aunque si el talento sobra, está ya todo hecho.

Opiniones, opiniones...

-Depeche Mode "(Remixes 81-04)": Acaba de llegarme este disco a la redacción. Casi lloro de la emoción. Es mi grupo preferido con mucha diferencia. Todo lo que hacen, aunque lo hagan mal, está bien hecho. Es un triple CD de locura. Dos remixes de Enjoy the silence, dos de Policy of Thruth... Estoy escuchándolo y alucino cada vez más. Las remezclas son muy buenas (salvo alguna excepción). Imprescindible para cualquier fan del grupo. Sale a la venta el 25 de octubre.

-José Padilla, "Bella música": Lo peor. No tenía bastante con martillearnos con sus aburridos Café del Mar que encima se permite el lujo de darle una vuelta de tuerca al sonido chill con este aburrido disco que no aporta nada nuevo. Lo regalaré.

-Tiovivo 1950. La última de Garci. No se hubiera molestado, la verdad. Garci es un gran maestro de la dirección clásica en selección de escenas y ritmo. Pero sus películas son un tostón salvo honrosas excepciones. En los últimos tiempos de lo que ha hecho sólo me gustó una: You're the one. Lo demás, prescindible.

-Roma: La última película de Aristarain, el director argentino artífice de la buenísima Martín (Hache) y Lugares comunes. Es una película maravillosa, adolece de excesos de referentes culturales que a veces la hacen plomiza. Le sobran como 30 minutos de metraje para ajustarla a dos horas, porque se hace pesadita. La tijera sobre todo le vendría muy bien en la parte de la juventud del protagonista, que se hace tediosa y poco interesante en ocasiones para el resultado de la obra. Con todo, una película muy bonita a la que también le sobra lo mismo que a Martín (Hache): uno de sus protagonistas, Juan Diego Botto.

-Eduardo Gómez: Actor que hace de Mariano, el padre del portero de Aquí no hay quien viva. Le entrevisté el otro día en su casa después de uno de los rodajes y me encanta. Es divertido, buena gente y agradable. Es buen actor. De hecho, este mes se le puede ver en la plasta peli de Garcia y en la de Álex de la Iglesia, Crimen Ferpecto, peli que a priori promete. Ya veremos cuando la vea. En fin, superfan de Eduardo Gómez. La entrevista fue muy divertida además por su sentido del humor.