sábado, septiembre 25, 2004

¡Qué noche la de aquel año!


No es fácil ser profeta en tu tierra. Pero al final aquellos que han sido tocados por la varita mágica del talento encuentran el merecido éxito. Anoche Glamour to Kill demostró que, hoy por hoy, son uno de los grandes nombres a tener en cuenta dentro del panorama musical español. No sólo por su puesta en escena, no sólo por sus letras cargadas de ironía, mordacidad y crítica social, no sólo porque hacía tiempo que en este país no sonaba tan magníficamente una guitarra eléctrica, no sólo porque los arreglos de sus canciones son de lujo, no sólo porque se quedaron sin ordenador y demostraron que son unos grandes, sino también porque son Arte en estado puro.

Hacía tiempo que un concierto no se convertía para mí en todo un carrusel de emociones. De cómo pasar de la risa, al llanto, de la alegría al histerismo, de bailar como un poseso a quedarme obnubilado ante la imponente puesta en escena de un Antonio Glamour desatado y entregado. No recuerdo otra fecha tan memorable desde la gira de Fangoria de Naturaleza Muerta y desde el Rockstation de McNamara.

La compañía era de lujo. No en vano iba acompañado de otros pedazos de artistas, lo cual me dejaba a mí un poco a la altura de betún. Mi admirado Elektro, la gran promesa del electropop patrio y que est{a terminando su disco con la colaboración, entre otros, de uno de los Glamour to Kill, Juan Tormento. Rúdiguer, qué decir de él que no se haya dicho ya. Aviador Deluxe, sacerdotiso del Baal, ataviado con su bonita falda negra, con el grité todo lo que pude y más. Y Keta Mine, una travesti que aún tiene mucho que ofrecer y que iba con un bonito mono para realizar una mini-perfomance en el concierto.

Dentro del caluroso y petado ochoymedio todo el mundo, al menos todos aquellos que pudieron entrar porque la cola era tan imponente que daban ganas de llorar al llegar al local. Comenzaron con una de mis favoritas, Clone to Fashion. Y después todo un montón de canciones que durante una hora machacaron para delirio de todos sus fans. Hasta McNamara cantaron y el grito "Me gusta ser una zorra" se mezcló con el "Qué somos españoles, familia" de un Luis Miguélez crecido porque, por fin, regresaba a España por la puerta grande.

Minutos antes del concierto comentaba con La Flor de Alcorcón que "esta noche yo la vivo como algo histórico, no sé por qué". Y no me equivoqué. Si aún no les has escuchado, no sé a qué coño esperas.

La noche comenzó para algunos un poco antes. Era la celebración del cumpleaños de Zäpp y quedamos para comentar la semana y celebrar que está más divino que nunca. Muchas risas en la Plaza del Rey. Recuerda que se te quiere, prima. No te vas a perdonar haberte perdido lo de anoche, cariño, lo siento, jajajaj

Besos, me voy de cumpleaños. He tenido un día muy intenso para variar ultimamente.

3 Comments:

At 9:11 a. m., Anonymous Anónimo said...

Well done!
[url=http://uaztbrwp.com/cyys/vhxp.html]My homepage[/url] | [url=http://rlsdclpr.com/gcio/eyen.html]Cool site[/url]

 
At 9:12 a. m., Anonymous Anónimo said...

Thank you!
My homepage | Please visit

 
At 9:12 a. m., Anonymous Anónimo said...

Thank you!
http://uaztbrwp.com/cyys/vhxp.html | http://boceydli.com/spma/kwgj.html

 

Publicar un comentario

<< Home