lunes, agosto 09, 2004

Soledad, Binomio, la fuente de Narciso y tú


Gracias a todos los que este fin de semana habéis estado ahí, bien a través del blog o físicamente, haciendo que en ningún momento me haya sentido nada triste. He comenzado la semana ilusionado, con mucho trabajo y un cansancio importante porque ayer fue la despedida de Rosario, que se vino a cenar a casa con P., para posteriormente acabar la velada en Space. El sábado estuve con León en el pub que trabaja y me encantó la fantástico que estaba en la barra sirviendo copas. Se le da muy bien. ¡No te desanimes pero recuerda que tú vales mucho! Y ya sabes a qué me refiero.

Después me fui a la sesión de Binomio en el Klübb! Para variar, la gente terminó aplaudiendo a rabiar y la pista llena hasta el final. Como responsable de relaciones con los fans de su incipiente club de idems, me pareció genial que hubiera en la pista un chico que yo al menos no conocía de nada y que llevaba una camiseta serigrafiada por delante y por detrás con el nombre de Binomio. Impresionante. Su fama aumenta por momentos. La gente se hace hasta camisetas. Y lo peor de todo es que esa idea la tuve yo hace un tiempo al objeto de pegarle una sorpresa, pero al final por cuestión de tiempo no pude hacérmela. Ya se me ocurrirá otra cosa. A mi nadie me roba el pedacito de corazón superfan que seguro que Binomio me tiene reservado.

Agosto y llueve en Madrid, y hace un frío que pela. Hace un año por estas fechas estaba que me moría de calor y de angustia porque estaba a punto de confirmarles a mis padres que era gay, que tenía novio y que me iba a vivir con él. Casi ná.

El otro día me fui con Rosario a Aranjuez y sentado frente a mi fuente favorita, la de Narciso, le explicaba de nuevo lo fastidiado que estaba hace un año y lo mucho que ha cambiado mi vida desde que dejé mi anterior trabajo, me fui a vivir con mi novio, me llevé algún que otro disgusto con algún ex amigo y encontraba mi actual trabajo. Es maravilloso sentirse más fuerte, con más gente querida alrededor y libre.

Con mi novio llevo hablando todos estos días y la verdad es que me siento genial cada vez que oigo su voz y me cuenta lo bien que se lo está pasando en Gante. Esta tarde estaba de excursión por la ciudad. Hoy viendo unas imágenes de la ciudad me entran más ganas todavía de ir, de recorrer con él Bruselas y Brujas y sobre todo de besarle.

On the CD: Five Fathoms - Everything but the girl

Es de noche y la ciudad está silenciosa. La gata me mira. Y tengo hambre.