miércoles, agosto 18, 2004

Guadalajara, tierra de amor y dudas


Es 18 de agosto y aunque a priori pueda parecer lo contrario, tengo un estrés laboral inusitado debido a que mi jefe me ha encasquetado varios suplementos y publicaciones. Después de tener que prepararme varios reportajes locales para la edición de Guadalajara y ponerme al día de todas las obras de nueva construcción de pisos en Madrid y aledaños, me encontro con muy pocas ganas de seguir escribiendo estas líneas, la verdad.

Esta mañana he estado en Guadalajara para preparar un reportaje (por fin el último) sobre la consulta joven. Es decir, la habilitación en los centros de salud de un sistema de información para jóvenes sobre sexo, drogas y alimentación. Y un día más he acabado siendo el modelo improvisado para la foto. Voy a ser más conocida que la Toto, que no sé quien es, pero debe ser muy conocida porque mi madre se pasaba el día mentándola en casa.

Está bien que se les resuelva a la gente joven las dudas y se les informe médicamente, la pena es como siempre se hace a posteriori. Es decir, cuando el joven lo que de verdad necesita es la píldora del día después y no información sobre como ponerse un preservativo.

Por desgracia el tema sexo y aledaños (no hablemos de la homsoexualidad) sigue siendo algo tabú en muchas casas y muchos padres no se dan cuenta del daño que están causando a sus hijos al no informarles debidamente sobre sexo, drogas y anorexia. Con una buena información en sus manos, los jóvenes seguramente no deban hacer nunca uso de estos servicios y, sobre todo, estarían lo suficientemente prevenidos para evitar problemas futuros.

Hoy no escribo más que estoy muy estresado y encima creo que me ha salido una cana!! que me pienso extirpar en cuanto llegue a casa si compruebo que es verdad. Y no me vengáis con que si me la quito, me salen tres más. Que: a) No me lo creo. b) Para eso se han inventado los tintes. ¡Hombre ya!