miércoles, julio 07, 2004

¿Vogue? No, Diez Minutos. ¿Joan Collins? No, Olvido Gara

Agotado, sí, pero con un coche nuevo. Al menos por unos días. Hoy me encuentro especialmente cilíndrico. Resulta que ayer en medio del caos de un cierre de una revista, me comentó mi jefe que necesitaban un conductor para una prueba de coches en la revista de idem que publica el grupo. Así que me han dejado unos días un coche nuevo para que lo pruebe y mañana nos marchemos los cuatro conductores a un paraje natural de la sierra a hacer unas fotos y probar qué tal va por la carretera.

Que después de dos días de trabajo en los que he terminado profundamente agotado te sugieran esto, pues como que SUPERAFAVOR!! Así que ahí que me ves probando el nuevo coche. Que si a ver como frena, que si entra justa una marcha, que si tiene poca pegada... Aunque la verdadera prueba que he hecho ha sido el equipo de sonido. Para la ocasión he elegido a McNamara, un toque muy gay para una actividad tan hetero como la de ponerte a probar coches.

Lástima que me hayan dejado el último Clio y no el Toyota, que como no podía ser de otra forma se lo ha quedado mi jefe. El reportaje es una comparativa entre cuatro coches de la misma gama. Yo lo del periodismo del motor es que nunca lo he entendido. Menudo aburrimiento estar todo el día escribiendo de valvulas, de cilindros, de motores, de tapicerías (aunque esto ya me resulta más divertido...) Pero bueno, hay gente que lo lee, y mucha.

Algo que me tiene profundamente impactado es saber que la sección de la revista de coches que más se lee es la del tunning. Es más, según los datos del EGM, la revista de coches que audiencia lectora tiene es la que se centra sólo en el tunning. Y como a mí el rollo tunning me pone mucho y estoy SUPERAFAVOR, pues me parece genial. Siempre quise tener un novio tunning, ir con el a los encuentros de tuneros y llevar un equipo de música en el coche que me dejara los oídos ensordecidos a ritmo del más duro techno.

Estos días he estado muy atacado de trabajo y no he tenido tiempo para nada. He tenido un cierre de revista cada día, es decir, controlar 32 páginas cada día (bendito verano y su bajada de páginas en las revistas). Es una auténtica locura, más que nada porque había temas que me tenía todavía que escribir. Así que ahí que me veías peleando con los maquetadores, con los de publicidad, con los de montaje, con mi jefe mientras escribía algunas líneas en el ordenador y pegaba fotos y... ¡Horrible!

Como el que mandaba era yo, León y el reportaje de los inmigrantes gays ha vuelto a ser portada por mis narices. ¡A reivindicar un poco!

El domingo por la noche estuve en en Plan Travesti, pero poco tiempo porque necesitaba descansar, el fin de semana ha sido muy destroyer. Previamente estuvimos en el VIPS reponiendo fuerzas. Cada vez me gusta más este sitio aunque ahora han reducido mucho la carta y la comida no es tan buena como antes, pero en fin.

Estuvimos Laura, Santi, una amiga de Laura, mi novio y servidor. El Plan Travesti cada vez se pone mejor, aunque esta vez el fin de semana dejó notables ausencias entre los habituales de esta fiesta, que es de lo mejor. Me encontré con Rubén and boyfriend que me estuvieron contando cómo se lo pasaron en la carroza de osos con la música de mi querido Binomio DJ (SUPERFAN de él)y con Johann que venía del concierto de Astrid Hadad del Conde Duque, a la que estuvo a punto de traerse al Plan Travesti, que para eso son amigos. al final no pudo ser.

Me hice fotos con Óscar Guimarey (ya colgada). Este chico es que siempre va fantástico. Intento recordar y es que nunca le he visto mal, nunca ha repetido estilismos, nunca nunca nunca... Es increíble. Pillé a La Prohibida por allí y no pude resistirme a vivir un momento superfan con ella haciéndome una foto que fue antológica. Resulta que hicimos dos y se veía desenfocado. Total que cogió la cámara La Prohibida y dijo "Espera, que creo que ya sé lo que pasa". Se dedicó a hacer fotos a la barra, se dio la vuelta fantástica y le dijo a mi novio "Ya está, haz la foto". Total que la hicimos, salió borrosa de nuevo y las risas eran ya descomunales. Como tenía que presentar se marchó prometiendo repetirla "cuantas veces hiciera falta". ¿Es o no es una verdadera musa de carne, hueso y tacón?

En la Boda Real hubo una tele que contrató a un tío que leía los labios para ver qué se decían la Lati y el Felipe en la ceremonia. Pues algo así necesitaba yo el domingo para entender la actuación de Varón Dandy, porque la acústica del Morocco "es un misterio", como una insigne travesti me dijo. Su look entre el chico de Pimpinela y Richard de Falcón Crest me dejó obnubilado.

La canción que más me gustó fue una cuya letra decía: "¿Vogue? No, Diez minutos. ¿Joan Collins? No, Olvida Gara. ¿Nina Hayen? No, Sara Montiel"... Era todo el rato así y yo creí que me moría de la risa. "Todo el mundo dice que soy un indie porque voy a las fiestas con los famosos".

En ese momento apareció eMe por mi lado y nos abrazamos y comenzamos a cotillear cosas. Conocí a Aviador deLuXe (sí, por fin) Con él y con Glenda Galore me hice una foto que cada vez que la vemos en casa nos morimos de la risa mi novio y yo. Ya os la enviaré a ambos y la colgaré en el fotolog. Estuve tentado de vivir mi momento FotoCool, pero no era plan. Aparecieron Mario Vaquerizo, Alaska and resto de la troupe, pero en ese momento decidó que tenía que dormir algo porque me esperaba un día horroroso. Y así fue.

En otoño más plan travesti.

eMe: Esta chica es que me encanta, me inspira buen rollo
¿Barón Rojo? No, Aviador deluxe. ¿Majo? No, majísimo.
Prohibida: ¡Quiero ser algo tuyo!
Zäpp: Impresentabla