jueves, julio 15, 2004

Aux enfants de la patrie...!!

No sé si es que me estoy haciendo mayor o es que ayer realmente el sitio en el que me metí es lo peor. Por la mañana me fui con un fotógrafo a la colonia de los olivos, cuatro calles sin ley de casas hechas con material de deshecho de obra y por iniciativa de Eva Perón en los cincuenta.

Algunas historias que me contaron los vecinos: "allí enfrente una chica se fue a velar a su madre al tanatorio y al volver tenía a dos delincuentes viviendo en su casa". "Aquí todo el mundo sabe quien tráfica pero nadie dice nada porque te cortan el cuello". "Todo el mundo va armado. Hace unos días llegó un moro y se cagó en los muertos de todos los gitanos, hubo un tiroteo y tuvimos que correr para escondernos en las casas". Pues así todo el rato.

Ya digo que caminando por allí, sintiéndote observado, entrando en las casas para hablar con las abuelitas hubo un rato que me acojoné. Y de hecho salimos de allí por patas y yo perseguido de lejos por un individuo misterioso.

De la marginalidad al horror de quedarte tirado con el coche. Al llegar al polígono horroroso en el que trabajo me falló el coche. Tras esperar a que viniera el de la grúa y que dos compañeros de trabajo me ayudaran a empujar, el de la grúa comenzó a tocar y me dijo que la culpa había sido del que me hizo el cambio de aceite antes de irme a Bilbao. Tuve que dejar el coche en un taller cercano. ¡Haber cuanto me cuesta la bromita!

Tuve un día horrible de trabajo. Para ser julio, hay que ver lo apretada que está la agenda personal. Ayer tocaba Bob Dylan en Alcalá, pero sin coche decidí rechazar la propuesta porque a ver luego cómo me vengo. Además, me habían invitado a un concierto en el Rincón del Arte Nuevo y había fiesta 14 de julio en casa de Johann con su madre, que está pasando unos días por aquí.

La fiesta fue deliciosa. Todo el rato música francesa, conversación en francés y brindando con vino... español...para la ocasión. Lo pasamos muy bien. Lo que pasa es que acabamos a las tantas, para variar. Escribo estas líneas antes de irme al cine a ver "Iris" con Sylke, Ana Torrenty Martirio, a la que entrevistaré después del pase de prensa y la rueda.

Un beso a todos!