martes, julio 13, 2004

Amistades en medio de una selva urbana

Intento cuidar siempre de mis amigos. Unas veces me sale peor y otras mejor. Nadie es infalible, por suerte o desgracia. Ayer estuve hablando con Binomio DJ de sus dos sesiones este fin de semana en el Bear Zone y en el Enfrente, a las que no pude ir porque estuve cuidando de mi novio. La verdad es que por un lado me dio mucha pena no ir, pero por otra parte me ha alegrado pasar un fin de semana sin trasnochar. Además, el domingo por la mañana estuve viendo la exposición de Lichtenstein en el Reina Sofía, que me pareció interesante aunque un tanto pobre de contenido. En mi ímpetu consumista, no pude resistir la tentación de comprar un libro sobre su obra.

En fin, habrá que esperar otra ocasión para ver a Binomio en acción. ¡Se te quiere mucho, guapo! El domingo por la noche me fui al cine con León y mi novio y estuvimos viendo Incautos. Una peli normalita, muy copia de Nueve Reinas, aunque muy bien producida. Victoria Abril muy bien (siempre hace de ella) y Federico Luppi le da caché al celuloide. Pero es previsible y a veces aburrida.

Hoy he estado hablando con Keta Mine (O.) desde Canarias. Hemos pasado unos días de ajetreo llamándonos porque ayer iba al casting de un famoso concurso de telerrealidad que volverá dentro de poco a la televisión. No diré el nombre, aunque todos lo supondréis. Ha pasado el casting, como no podía ser de otra forma. El caso es que hemos estado un buen rato rajando sobre cómo fue, lo que dijo a cámara y las pruebas que le hicieron. Ahora a ver si pasa el siguiente. Ojalá que sí. Sería divertidísimo verle en la televisión. Además ha dejado mi teléfono en la productora, con lo que si le cogen a lo mejor me toca algún que otro día hablar en la tele de lo fantástico que es, de lo buena persona que llega a ser y de lo bien que lo pasamos juntos. De paso, podría decirle a la cara al de las crónicas marcianas lo vulgar y chabacano que es su programa en directo.

Por otra parte, me ha llamado Miguel para confirmarme que se ha convertido en empresario de la noche. Este fin de semana se inaugura una nueva discoteca en Madrid. Su nombre es ideal: Klübb!

Estará en la calle Caballero de Gracia (cerca de la Gloria de Montera) y creo que de momento se encargará de la música Spunky, el que le hace los coros a Fangoria y que pincha en el Enfrente habitualmente. Así que SUPERAFAVOR de ir allí a la inauguración el viernes, y espero veros allí a los habituales de este blog. Pasaré lista, que lo sepáis. A partir de ahora, los fines de semana... al Klübb!

Hoy estoy de cierre de Ciudad Lineal. Ayer por la tarde me fui al barrio de Pueblo Nuevo a ver a una comunidad de vecinos que desde hace 32 años convive con una verdadera selva producto del abandono sistemático al que ha sido sometido un patio interior de la finca al que no se puede acceder y que nadie sabe si es suelo público o privado. Mosquitos, langostas, ratas de enorme calibre que trepan por las paredes y ramas de árboles que se cuelan por las ventanas son su paisaje diario. Los vecinos estaban hasta las narices. No es para menos. A nadie le apetecería vivir con la selva negra a la puerta de su casa.