martes, junio 22, 2004

Sasha, Bilbao, viviendas... tinto de verano


Muchas gracias a mis chicas Camp por el apoyo ofrecido ante la crisis narrativa aguda que padezco. Hoy tengo otro cierre, pero por fortuna ya lo tengo todo escrito, por lo que voy a intentar no escribir hoy una sola línea (más que esto) e intentar descansar un poco la mente, que falta hace. Por otra parte, aprovechando que mi novio este fin de semana se marcha a París y no he conseguido billete de avión para acompañarle, he decidido largarme fuera de Madrid a visitar a amigos que hace tiempo que no veo. Al final viajo a Bilbao el viernes después del trabajo y regresaré el domingo tranquilamente en el coche.

Así de paso me pegaré un salto y visitaré al gran cocinero vasco Pedro Subijana para ofrecerle una entrevista en la revista y de paso hacerle ya las fotos, porque en Bilbao no tenemos redacción y de momento tampoco edición. Creo que también iré a Donosti el sábado.

Ayer cerré una entrevista con una de las grandes damas de la música mexicana, Sasha, que hace un par de meses editó un disco con temas tradicionales mexicanos que me encanta y me pirra. Es la nueva Chavela Vargas de México. Hemos quedado para hacer las fotos en casa de Johann, que además es amigo suyo, así que todo quedará en familia. Como Johann no tiene una casa, sino que tiene un verdadero museo, las fotos quedarán geniales. Y encima, como es un gran anfitrión, después nos deleitará con un tequilita y pasaremos la tarde entretenida a buen seguro.

Os invito a que escuchéis a Sasha, Sus comienzos fueron en el grupo Timbiriche junto a Paulina Rubio y Thalia. Evidentemente cada una de ellas ha seguido después una carrera muy diferente. De hecho, la única que me interesa artísticamente es Sasha. Si nos ponemos petardos, diría que Thalia, of course.

Sólo 30.000 de las 200.000 viviendas proyectadas en los nuevos barrios de Madrid están en marcha. Muy triste, ¿verdad? No me extraña que este fin de semana los chicos del PAU de Vallecas y los del PAU de Carabanchel se hayan vuelto a manifestar. Es una auténtica vergüenza lo que está pasando con el mercado inmobiliario en esta ciudad. Ocho de cada diez nuevas viviendas previstas en el año 1997 carecen todavía de licencia de construcción. Pero los precios de esas viviendas siguen subiendo, y los pobres que ya se han comprometido a su adquisición y que han depositado su dinero, siguen pagando por unas viviendas que nunca llegan pero que cada vez son más caras.

¡Con tanta mezcla necesito un tinto de verano!

On the CD: "Paloma negra" Sasha Sokol