viernes, junio 18, 2004

Más golpes da la vida

Hoy me he levantado con esa extraña sensación de que viviré un día histórico. En estos casos uno va como flotando por la calle, con algo de gusanillo en el estómago. Esta tarde se casa mi único hermano. Y yo, que estoy en contra de este tipo de cosas, hasta me estoy empezando a emocionar un poco. También estoy supernervioso porque al ser a media tarde la celebración y fuera de Madrid, pues como que me he venido a primerísima hora a trabajar para coger el coche después e irme lanzado. Tengo mogollón de trabajo que tengo que cerrar hoy porque el lunes y el martes tengo dos cierres. Casi ná. Los que conocéis la profesión sabéis de qué hablo.

Mi futura cuñada es un encanto y la quiero mucho. Espero que sea muy feliz. Y de mi hermano qué decir, nunca hemos tenido el mejor de los tratos, pero cuando nos hemos necesitado creo que hemos estado ahí. Además fue el primero de la familia en conocer a mi novio. Y mi cuñada es superfan de mi noviazgo. Mi madre lleva toda la semana llamándome histérica por la boda y ultimando los detalles de la ceremonia. Y claro me transmite a mí los nervios, que ni pincho ni corto. El que creo que está más tranquilo es mi padre. Ya veremos esta tarde cuando les vea para la sesión de fotos a las cinco de la tarde antes de la boda. Mucho me temo que me tocará secar las lágrimas de mi madre, que llora por todo la mujer. Y lo peor es que cuando le vea me pondré yo también, que siempre he tenido una conexión con mi madre grandísima, y aquello parecérá un episodio de Dallas, o algo así.

A pesar de todo he sacado tiempo para renovar el blog. Sí, ya lo sé, últimamente casi no lo hago, pero es que no tengo tiempo de nada. Entre libros que me tengo que leer (este fin de semana me tengo que leer uno de 200 páginas para entrevistar al autor el lunes), localizaciones de fotos y elaboración de reportajes, estoy llegando más que tarde a casa. Y desde luego con pocas ganas de nada.

La semana ha sido de lo más variada. Resumiré algunas cosillas de actualidad petarda. El miércoles fui a la presentacíón en el Cool del Infinitamentegay, el festival que habrá en el Orgullo en Vistalegre. Estaban Alaska, Malena Gracia, la gente de Halcón Friendly y Mario Vaquerizo con el que charlé brevemente del Plan Travesti (nenas, es el 27 en el Morocco) y de la entrevista que hice a Fangoria. Me dijo que le encantó. ¿Será de verdad? ¡Qué dudas metafísicas! Malena se declaró superfan del rollo bollo (y yo con ella). Alaska anunció que, sin que sirva de precedente, cantarán A quien le importa "y ya sabéis lo que opino de cantar las canciones antiguas, pero haremos una excepción".

Me encontré con Jose, que hacía tiempo que no le veía. Es presentador de la tarde en Máxima FM y es un chico encantador. Nos líamos a tomar cervecitas en el Cool (qué diferencia entre ir de noche y verlo casi sin gente). Nos lo pasamos genial contando nuestras batallitas. Le dejé a la puerta de la emisora en Gran Vía listo para hacer el programa (luego le escuché y estuvo muy decente sin que se le notaran las cervecitas, muy digno).

En otro de esos momentos trash, ayer estuve en la Escuela de Boxeo de Aluche para preparar un reportaje de la escuela y de una experiencia pionera que están llevando allí a cabo con niños. Ya colgaré el reportaje cuando lo tenga escrito. La gente de la escuela es encantadora. Reconozco que el boxeo lo sigo poco, aunque no me disgusta del todo, pero ayer quedé totalmente convencido de que es un deporte como otro cualquiera. Ya contaré más sobre esto que no tengo tiempo ahora.

He estado con vecinos de Retiro, en San Francisco el Grande para buscar localizaciones para un reportaje, ultimando entrevistas a un par de grupos de música y muy atacado toda la semana. Ahora con vuestro permiso continuo trabajando que me tengo que marchar superpronto para probarme el Gucci que me pondré en la boda.

Como decía una canción: "Mari, córrete pronto que me cierran Gucci"

Besos a todos