martes, junio 01, 2004

¡Abrázame, que es gratis!


Martes 1 de junio. Una de las citas indispensables del día es el programa de Carlos Herrera. En primer lugar porque me parece uno de los pocos comunicadores buenos de este país. Y en segundo lugar porque su programa coincide con mi sesión vespertina de atasco madrileño y es la única compañía que adoro en mi coche en tales circunstancias. Ventajas o desventajas de que mi coche no tenga reproductor de CD y me niegue a escuchar la siempre aburrida radio musical (excepción de Radio 3, claro, que la oigo por las mañanas).

Oyendo su programa, el corresponsal en Estados Unidos ha dado una noticia muy sintomático del patetismo humano al que ha llegado el que se supone que es el Imperio Ultrauniversal de este mundo y el que viene. Resulta que en Nueva York hay un tipo que se pasea por las calles con un cartel en el que invita a quien lo necesite a dar/recibir un abrazo. El tipo en cuestión cambia cada día de barrio. Así unas veces anda por Central Park, otras por Jersey, otras por Manhattan...

Y son muchas las personas que se acercan a él. Yo que siempre he valorado mucho el contacto físico con la gente a la que quiero (y algunos bien que sabéis que digo la verdad), me pregunto cómo es posible que haya gente que no tenga a nadie a su lado para darle un abrazo. ¿Es un problema de incomunicación, de soledad, de timidez, de falta de apertura de nuestros sentimientos?

A mí me encanta abrazar y a veces lo hago muy fuerte. También toco mucho a la gente con la que hablo y me cae bien. De hecho se me nota enseguida cuando alguien no me cae bien, porque empiezo a no achuchar como es costumbre. Un defecto/virtud que también por desgracia ha supuesto que en alguna vez haya habido quien se haya equivocado, pero bueno, esa es harina de otro costal. En fin, amigos, que os abracéis más, que es una de las pocas cosas que aún podemos hacer gratis y de verdad.

Anoche estuve viendo el programa de Jesús Quintero, uno de los mejores entrevistadores de este país, aunque despierte tantas inquinas como amores por su peculiar estilo y sus eternos silencios. En el programa intervino Rakel Winchester a la que no había oido todavía aunque algo me habían hablado de ella. SUPERFAN SUYO DESDE ANOCHE!!! Me voy a comprar el disco en cuanto pueda. El marío de la carnicera me parece uno de los himnos absolutamente fundamentales de este año. Además ella en sí es total.

Además pude ver una de las pocas entrevistas realmente interesantes que se habrá hecho en televisión a un actor porno. ¿Por qué nadie se ha atrevido antes a entrevistar a Nacho Vidal, el gran actor porno español, mientras que las entrevistas a otros famosos se suceden sin parar y nos aburren hasta la saciedad? La entrevista fue de lo más interesante y divertida, sin caer en los sensacionalismos y las gilipolleces tópicas. Visto así, a uno le dan ganas de pedir en matrimonio a un Nacho Vidal que se mostró tal cual es. Su teoría sobre el tamaño pene-al me dejó intrigado: los negros la tienen más grande en apariencia, porque en realidad al tener erección les crece menos. Sin embargo, a los demás mortales nos crece mucho más y por eso en relax es más pequeña. ¡Qué alivio para mi acomplejado organismo!


Pues eso...