jueves, mayo 20, 2004

Fuentes de la narrativa en un centro blindado y hortera


Miércoles 19 de mayo. Dos libros han llegado recientemente a mis manos. El primero de ellos es el último del mexicano Carlos Fuentes, Inquieta Compañía, del que sólo he saboreado el primero de los seis relatos cortos que lo componen. La semana asisto a la presentación de su libro y, espero, que me conceda una entrevista, aunque la cosa está complicada porque somos muchos los que la hemos pedido. De todas formas en la rueda de prensa me dará tiempo a preguntar.

El caso es que me lo tengo que leer casi ya para ir preparado. Carlos Fuentes es un escritor elegante, sutil, creador de atmósferas... Es sin duda uno de los narradores hispanoaméricanos más interesantes del momento. Os invito a que leáis su libro (que no sé si anda ya por las librerías) Si queréis un adelanto, está colgado el primero de los relatos en una página en Internet. Teclear google y su nombre y el de la obra y me imagino que os saldrá sin problema. Así podéis abrir boca si os gusta.

El otro libro es una biografía autorizada de Mecano. SUPERAPASIONANTE!! Llevo como 60 páginas y estoy que me muero del gusto de saber cómo se fundó Mecano y lo mal que se llevaron los hermanos Cano desde el principio y lo intrigante que es la figura de la Torroja.

A mí esta chica es que siempre me ha parecido que iba de pava y es la dominante del grupo. No sé, no sé. Y a José María le dejan como un embrión no-nato de Serrat (sí, amigos, él quería ser en realidad cantautor). En el libro José María queda como un quiero y no puedo. Y Nacho aparece como el megaguay del grupo y el supercompositor. El artistazo total que iba a la casa de los Costus (lástima que no se le pegara nada bueno) En fin, que si paso de la página 100 (por ahora es de lo más aburrido y creo que son unas 300 páginas) ya os diré que tal.

Como últimamente me salen unas entradas muy largas, hoy seré breve. Ayer estuve todo el día en la redacción preparando textos y la agenda de la semana que viene, que va muy pero que muy cargadita: Concierto de Fangoria, presentación del libro de Carlos Fuentes, presentación de un triple CD de cantautores españoles, pases de prensa de pelis, cerrar entrevista con Bunbury... En fin, que me sobra de todo menos el tiempo.

Vivir en el centro de Madrid es una odisea estos días. Ayer otro control de la Policía que me tocó pasar. Desde luego... Eso sí, ni un pobre en el centro. Valiente hipocresía. Claro, que se puede esperar de unos organizadores tan horteras (fijaros sino en la Gran Vía)

Por cierto, ayer el Jueves regalaba una camiseta sobre la boda. Lleva impreso un eslogan que dice: “Yo tampoco he sido invitado a la boda aunque también la he pagado”. Sencillamente genial. Me la puse en la redacción y me hice unas fotos con una revista nuestra que llevaba a la Z en la portada. La colgaré del fotolog.

Pues eso...